Una relación terapéutica honesta, transparente y de resultados compartidos

Publicado por tarot en

El auge mundial de las MAC resulta notorio en nuestro país. Prueba de ello son los datos  en torno al uso de este tipo de sistemas de medicina. También un signo claro de ello es la necesidad que ha enfrentado el Estado de regular este tipo de prácticas, regulaciones que aunque aún resultan insuficientes, son manifestación de la importancia que han ido adquiriendo dentro del escenario sanitario nacional. Ahora bien, este interés creciente de la población, también ha ido lamentablemente de la mano de personas con poco sentido ético en las relaciones de ayuda y que se atribuyen de manera personal una serie de dones y “poderes” en las eventuales sanaciones de sus pacientes. La antigua charlatanería recobra sus territorios cada vez que surgen áreas que demuestran efectividad pero cuyos mecanismos de acción son poco conocidos. El charlatán entendido como el brujo alejado de la magia, es ávido de experiencias y herramientas que le permitan tomar partido de la vulnerabilidad de personas necesitadas de apoyo.

Este escenario pone a los actuales  y  futuros terapeutas de las MCA en una posición que exige un desempeño elevado en términos éticos. Es necesario que el contexto de la terapia se den dentro de los marcos de mayor transparencia frente al paciente, en donde se otorgue al mismo la posibilidad de entender que el principal actor en su curación es él y no la presencia de “poderes” mágicos del terapeuta. En este plano es fundamental hacerle ver que la disciplina en el tratamiento, las medidas de autocuidado, el aprendizaje de hábitos y comportamientos que rompan sus círculos de desequilibrio, todo esto catalizado por la presencia de las energías vibracionales de las esencias de Bach. La prescripción de estas esencias debe darse en el contexto de una relación que permita un acercamiento al paciente más allá de los síntomas y permita verlo de una manera holística e integral. Es deber ético de un terapeuta integral, por ejemplo del STF ser completamente honesto con los alcances reales del proceso y no generar explícitamente falsas expectativas acerca del mismo. La generación de esas expectativas irrealizables solo contribuye al fracaso y deserción terapéutica y a desprestigiar la reputación que lentamente han conseguido este tipo de técnicas.

Junto con la fundamental transparencia con la cual se debe enfrentar la relación de terapia, es también importante conducir de una manera eficiente las expectativas que puedan estar fuera de los alcances propios del STF. A este respecto, reconducir esas expectativas sin generar falsas esperanzas es central. La posibilidad de re interpretar esas aspiraciones llevándolas al plano del autocuidado y del cambio de hábitos poco saludables es una herramienta poderosa para la ayuda. En este sentido, parece efectivo informar claramente aquello que el STF por si mismo puede conseguir, y aquello que está fuera del mismo, reconducirlo a cambios en diferentes esferas de su vida (que aparezcan como nocivas), y por qué no, a la visita al médico alópata, permiten también no perder esa energía que el paciente pone en la sanación. Se trata entonces de ser claros con los objetivos, pero evitar desdeñar expectativas con un simple “no se puede” o “eso está fuera de nuestro alcance”, mas bien sugiero enmarcarlas dentro del proceso dando alternativas viables de alcanzar esos objetivos.

 

tcomplementarias

Cuencos Tibetanos en www.conversandoenpositivo.cl

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *