El Amor. Una frecuente preocupación

Publicado por tarot en

Una de las consultas que las personas hacen con mayor frecuencia en las sesiones de lectura de tarot, es la relacionada con los temas del amor.  Esta faceta de la vida del ser humano es sin duda una de las que mayor energía moviliza, siendo un motivador fundamental para las conductas, emociones y pensamientos de las personas. Y es que la pareja es una fuente inagotable de identidad, pero al mismo tiempo es un fuerte catalizador de temores arraigados y proyecciones a veces insalvables.

Para hablar de “amor”, debemos circunscribir el tema a “que tipo” nos queremos referir.  Así, es posible que en la voz de consultante pueden generarse naturales distinciones que en los grueso, son el amor de “pareja” y el amor fraternal relacionado con quienes no son pareja: amor a los hijos, a los amigos, a los padres etc.  Sin duda es posible le existencia de “amores” combinables entre todos estos, es decir que no es excluyente que un amor de pareja en si constituya una gran amistad, o que una amistad de pronto se troque en una pareja, pero sin duda existe un elemento diferenciador que establece los límites de lo que una relación de amor fue, es, será o deja de ser: La Pasión.

La pasión podemos entenderla en términos simples como la atracción a veces irrenunciable, inevitable y claramente notoria (desde reacciones emocionales y psicológicas, pero por sobre todo fisiológicas). Es lo que podríamos llamar en términos más coloquiales como el “deseo sexual” o la etapa del “encaprichamiento” en todo el sentido de la palabra, tan narcisista como un niño en términos que deseo el objeto no importando el costo. Este deseo sexual es sin duda la diferencia entre un amor de pareja y otro que no lo es.  Lo usual en las relaciones de amor de pareja, esta es la primera de las etapas e implica un encantamiento que los amantes describen como “irracional”, en donde la necesidad de proximidad física llega incluso a niveles adictivos con toda la sintomatología de abstinencia: es el enamoramiento adolescente posible de vivir en cualquier etapa posterior también.

6-LOS-ENAMORADOS

Robert Sternberg, connotado psicólogo cognitivista nos habla de como se va configurando la relación, y señala la existencia de tres tipos de procesos o etapas que van marcando la evolución o madurez de las relaciones de amor. En su triangulo del amor, nos habla de la etapa de pasión, intimidad y compromiso. En un orden común, las parejas comienzan sus relaciones hechizados por la pasión, y la cercanía física que esta etapa exige trae consigo el desarrollo de la intimidad y posteriormente la pareja adquiere el compromiso. La intimidad se entiende como el conocimiento mutuo más allá de lo físico e implica un involucramiento emocional con un otro “diferente” al cual se acepta con virtudes y limitaciones. El compromiso se entiende como la decisión de mantener una relación que entre otras cosas implica en el mayor de los casos, la “promesa” de exclusividad sexual y emocional, aunque no necesariamente esta es una situación excluyente. Lo importante en el compromiso es la voluntad de mantener una relación a través del tiempo.

triangulo_parejas

Este esquema nos permite visualizar lo planteado por Sternberg. Así, es posible ver que si bien por lo general las relaciones comienzan con la pasión, es perfectamente posible la existencia de relaciones que nacen desde otro vértice, tal como la intimidad o el compromiso. Existe por tanto la posibilidad que surja de un compromiso inmediato (arreglo de matrimonios por ejemplo), y que luego desarrolle intimidad y que vaya incluyendo con el tiempo crecientes niveles de pasión sexual. O bien una relación que nace desde el desarrollo de intimidad y compromiso (amistades) que luego desarrolle deseo sexual. Al revés, una relación puede desarrollar un fuerte compromiso luego de vivir las etapas anteriores, y que con el tiempo pierda el deseo físico y la relación se torne más bien una relación mas cercana a la amistad que al amor romántico.

Otro autor en esta linea es Otto Kernberg quien desde una perspectiva psicoanalítica nos habla de las relaciones de pareja como una construcción en la cual dos, simbólicamente construyen un “tercero” llamado “la relación”.  Estos planteamiento nos hablan de como existe entre los “amantes” la presencia de una figura casi independiente y que constituye la relación mantenida. En términos simples es que parte de la identidad individual se invierte o deposita en la relación. Quien involucra poco de su identidad en la relación, no pierde mucho ante la ruptura. Pero en la medida que mas de nosotros está invertido en la relación, en caso que esta termine, mayor es la sensación de pérdida y sobreviene el “vacío” tantas veces relatados en poesías, versos y canciones.

A este respecto es posible señalar que una de las mayores fuentes de angustia y de dolor en las personas, es el vacío del desamor, la angustia de separación, la dificultad de explicar lo ocurrido y entender como ya “todo cambio”. En definitiva, como enfrentar el duelo cuando algo de nosotros indefectiblemente ha muerto con la relación.

Sin duda estamos hablando de una postura teórica que nos permite explicar el amor y los mecanismos inconscientes subyacente en él, pero por sobre todo nos permite hablar del Desamor.

El duelo involucrado en la perdida de las relaciones de amor son probablemente el mayor factor de consultas terapéuticas, ya sea en psicoterapias tradicionales, como en alternativas incluidas por cierto El Tarot.

A este respecto como no citar algunos versos

“Oh mujer, ojalá que contigo se acabe el amor…ojalá hayas matado mi última hambre y que el ridículo acabe implacable conmigo..:” (Apología de mujer con sombrero)

“Ojala pase algo que te borre de pronto….ojala que no pueda tocarte ni en canciones…” (ojalá)

“Por otra parte detener amores, es pretender parar el universo….quien quiere amores asume sus dolores y no lo para el sol ni su reverso….” (Boleros y Habaneras)

“Pero necesitas quedar bien con todo, todo que no sea bien contigo misma.
la angustia es el precio de ser uno mismo.
Mejor ser felices como nuestros padres , y hacer de la lástima amores eternos
hasta que, a la larga, te tape el invierno…” (canción de invierno)

Silvio Rodriguez. 

silvio

Categorías: Uncategorized

1 comentario

Fabiola · 29/06/2016 a las 1:14 am

Muy bueno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *